Alemania: Un viaje gastronómico

Peter Wezel

$90.000

Disponibilidad: 1 disponibles

Las cocinas regionales de Alemania ofrecen un repertorio de platos que va mucho más allá del repollo agrio y de la salchicha acompañados de cerveza. .
Ya los romanos cultivaron la uva en el valle del Rin donde, siglos más tarde, la cercanía de Francia fomentó cierto refinamiento en la dieta alemana.
En el sur, los mismos romanos dejaron su tradición de preparar manjares a base de trigo, pastas frescas como los Bocadillos rellenos de carne. No faltan platos con combinaciones exóticas de ingredientes como la Carne de res con ciruelas pasas del país Mecklenburg, el Weincrawes (repollo agrio con vino), sazonado con hoja de laurel y enebrinas, del valle del Mosela, el contorno para carne Peras al aenaibre o el Cordero en salsa de suero.
No todos los platos son tan sencillos como una rueda de salchicha untada con mostaza. Mientras el Asado aario del Bin se ‘conforma’ con 16 componentes, La Bomba (pan navideño de los Silesianos) requiere de 26, pero La Sopa de anguila de Hataburoo es un compuesto de 42 ingredientes.
En los estados del este, primordialmente, se usan derivados de la leche como el suero, la crema agria y el requesón tanto en platos salados como en pastelería.
La papa, el gran regalo de Sudamérica para el mundo, está presente en todo el territorio como ingrediente de la Tortilla de papas estilo alemán o en bollos (Kliisse und Knodel) de los cuales se preparan una abrumadora variedad.

Peso 0.7 kg
ISBN

978-980-123-0649

Nº páginas

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Productos relacionados